Fieles recuerdan el asesinato de monseñor

Una devota de la figura de Romero cuenta que llegó minutos después del asesinato del entonces arzobispo de San Salvador.

Romero fue asesinado de un tiro en el corazón mientras oficiaba misa el 24 de marzo de 1980. /DEM

Romero fue asesinado de un tiro en el corazón mientras oficiaba misa el 24 de marzo de 1980. /DEM

Tras el anuncio del reconocimiento del martirio de monseñor Óscar Arnulfo Romero y de su beatificación, feligreses católicos se abocaron a la capilla Divina Providencia de San Salvador, donde hace 35 años el líder religioso fue asesinado mientras oficializaba una misa. “Regularmente vengo a rezar y a recordar y a pedirle mucho a Monseñor Romero para que interceda por nosotros. La primera vez que vine a la capilla fue la vez que mataron a Monseñor Romero, cuando nosotros supimos la noticia de su muerte yo estudiaba en el Colegio Sagrado Corazón”, relató María.

“Al saber del hecho nos venimos inmediatamente a verlo. Ya se lo habían llevado; pero, todavía estaba la sangre en el suelo y desde entonces está en mi memoria. Siempre habíamos oído las homilías de Monseñor. Había muchísima conmoción ese día que lo asesinaron”, recordó.

Óscar Arnulfo Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un disparo de un francotirador. “El momento fue muy terrible, conocíamos a Monseñor Romero desde antes y yo solo recuerdo que toda la ciudad estuvo como paralizada y eso marcó para mí a El Salvador un antes y un después. Luego vino la guerra, eso fue muy crítico, creo que Monseñor Romero nos ha acompañado siempre en nuestro camino”, dijo la feligresa.

Al igual que María, otros feligreses llegaron ayer por la tarde a rezar a la capilla. Coincidieron en estar felices con la noticia de la beatificación.

“Nos hemos dado cuenta del anuncio de la beatificación de monseñor Romero, por eso estamos aquí en la capilla. Estamos muy felices, es un momento muy crucial, creo que Dios nos hace un llamado con este anuncio. Es una noticia que debe celebrarse en el corazón de todos los salvadoreños”, manifestó María Figueroa, una feligresa.

Deja un comentario

Copyright 2018 | Diario El Mundo